El Estadio de San Petersburgo volvió a ser la sede de una fiesta de musica, color y alegría antes del arranque de la gran final.