Tottenham busca el arco de Newcastle tratando de abrir el marcador y tras una buena jugada, Christian Eriksen remata con mucho peligro a portería.