Horarios

Martin Truex Jr. gana su primer campeonato de la Monster Energy NASCAR Cup Series

HOMESTEAD, Florida. – Al final de una dura batalla que mantuvo a los fanáticos de pie en las tribunas, Martin Truex Jr. contuvo el ataque de Kyle Busch para superarlo por 0.681 segundos en la meta del Homestead-Miami Speedway, para ganar la Ford Eco-Boost 400 y su primer campeonato de la Monster Energy NASCAR Cup Series.
 
En lo que fue la última carrera de Dale Earnhardt Jr. al volante del Chevrolet No. 88 de Hendrick Motorsports, Truex Jr., uno de los amigos más cercanos de Earnhardt Jr. s— logró mantenerse por delante de Busch durante el último periodo de 34 banderas bajo bandera verde.
“Es abrumador”, dijo entre lágrimas Truex Jr. en Victory Lane. “Pensar ahora en los días complicados, los días malos, cuando no podíamos terminar en el puesto 20. Nunca pensé que llegaría este día … Estará aquí es increíble”,
 
La victoria fue un regalo que llegó justo a tiempora para Barney Visser, el dueño del equipo Furniture Row Racing, quien estaba en su casa en Denver, Colorado, recuperándose de un ataque cardiaco y la subsecuente operación de bypass. También es un regalo para Sherry Pollex, la novia de Truex Jr., quien ha luchado durante años contra el cáncer ovárico. 
 
“Mucho de esto es para ella”, dijo Truex Jr., quien ganó por primera vez en Homestead y la 15ta. de su carrera. “Mucho es para mi y mucho es para este equipo … no sé qué decir. Nunca nos rendimos. No tuvimos el mejor auto. No sé cómo ganamos, Nunca nos rendimos”.
La victoria también fue apropiada para completar una temporada en la que Truex Jr. fue el mejor piloto.
 
La del domingo, fue su 8va. victoria de la temporada - la mayor cantidad entre todos los pilotos -, y la 7ma. en óvalos de 1.5 millas. Truex Jr., además, mantuvo a su Toyota No. 78 durante 78 vueltas, para sumar a su total de 2,253 en primer lugar, otro récord de la temporada.
 
Busch tuvo un excelente auto para los periodos más largos bajo bandera verde y aunque quedó relegado al 4to. lugar en el último reinicio en la vuelta 234 de las 267 programadas, solo necesitó nueve vueltas para adelantar al Ford No. 22 de Joey Logono, quien no se rindió tan fácilmente. Siete vueltas más adelante, pasó a Kevin Harvick, quien también estaba compitiendo en la Championship 4 para ponerse detrás de Truex Jr..
Busch se acercó rápidamente, pero Truex Jr. encontró la línea adecuada para mantener su ventaja, a pesar de que la diferencia era apenas lo largo de dos autos. Sin embargo, Busch nunca pudo emparejar su Toyota con el Toyota de Truex Jr., quien al final tomó distancia rumbo a la meta.
 
“Le dije a mi equipo que teníamos que ir más allá de todo lo que habíamos ido antes y (a) 20 (vueltas) del final, pensé que no lo íbamos a lograr – ellos estaban mejor que yo en los tramos largos”, reconoció Truex Jr. “Pero encontré la forma. Encontré la linea para poder bloquear lo suficiente para que no la pudiera usar … y eso ayudó para lograrlo.
 
“No lo puedo creerlo. Lo he deseado desde que era niño. Nunca me rendí. Nunca renuncié a mis sueños, sin importar lo que pasara. Así que gracias Barney. Ojalá estuvieras aquí”.
Kyle Larson terminó en 3er. puesto muy cerca de la pelea por el campeonato, tras adelantar a Harvick en la vuelta 252. Harvick terminó 4to., luego de que trozos del auto de David Starr dejaran un hueco en su Ford No. 4 de Stewart-Haas Racing.
 
“Estaba muy suelto en el último tramo”, dijo Harvick. “Cuando empezó a oscurecer, empecé a sentirme muy tenso en las curvas y luego en toda la parte delantera del auto. Lo resolvimos, pero no lo suficiente para lo que necesitábamos para hacer mejores tiempos".
 
“A veces caímos al interior. A veces estábamos muy tensos a la entrada de los curas. Al final, estábamos muy sueltos”, agregó.
Chase Elliott y Joey Logano terminaron 5to. y 6to., respectivamente, mientras que Brad Keselowski, el otro piloto de la Championship 4, fue 7mo., por lo que terminó 4to. en la Clasificación de los Playoffs.
 
Busch optó por una estrategia de una sola parada a pits durante el último tramo bajo bandera verde y estuvo a punto de hacerla funcionar, pero su hermano mayor, Kurt Busch, perdió el control en la vuelta 277 y provocó la 5ta. bandera amarilla, lo que dejó listo el escenario para el último reincio en la vuelta 234.
 
“Sí, no era lo que queríamos al final”, dijo Kyle Busch. “Teníamos un gran auto. Especialmente en los tramos largos, pero al final no tuvimos lo suficiente para alcanzar al No. 78”.
 
“Así que tuve que sacar todo lo que teníamos cuando estaba atrás del No. 22 (Logano) y luego del No. 4 (Harvick), al que alcanzamos muy rápido. Traté de tomar más velocidad al final, pero no fue suficiente”, agregó.

Tags: